• Eva Prados

Urge incluir al inmigrante en la respuesta al COVID




La inclusión de las personas migrantes en la respuesta a la pandemia ha sido un tema central de debate en Estados Unidos y el mundo. Lamentablemente, pese a que en Puerto Rico residen aproximadamente 300,000 inmigrantes, casi nada se está hablando sobre esta población a nivel gubernamental.

Las personas migrantes, sin importar su estatus, están entre nosotros, aportan a nuestra economía y son parte de nuestras comunidades y familias. Son estudiantes, profesionales, deportistas, comerciantes, cocineras, estilistas, obreros de la construcción, empleadas domésticas, víctimas de violencia doméstica y testigos de crímenes violentos. Incluso, tenemos inmigrantes que brindan servicios esenciales, como enfermeras, cuidadores de ancianos y trabajadores en supermercados y cadenas de alimentos. 

Pese a que el Congreso federal aprobó tres paquetes de medidas salubristas y ayudas económicas en respuesta al coronavirus, todos excluyen a millones de inmigrantes de sus beneficios. Esta exclusión no solo ha sido fuertemente criticada, sino que atenta contra la misma idea de adoptar medidas para proteger al pueblo. Para detener este virus, hay que proteger a todos y todas, sin distinción. Eso incluye a los inmigrantes. Ignorarles en esta crisis de salud pública no es solo inhumano, sino peligroso.  

Al igual que miles de personas en la isla, muchos inmigrantes llevan un mes sin ingresos. Pero, a diferencia del resto, estos no cualifican para las ayudas disponibles porque la mayoría no tiene Seguro Social ni estatus migratorio. Los inmigrantes comen, pagan renta, luz y agua. Si no reciben protección, terminarán en la calle, sin hogar en medio de esta pandemia. Ya el liderato de las comunidades inmigrantes en Puerto Rico denunció esta semana: “si no nos mata el COVID, nos mata el hambre”. 

Puerto Rico puede y debe ir más allá de la respuesta del gobierno federal. Los estados, territorios y municipios tienen autoridad sobre el uso de sus fondos y pueden crear paquetes de ayuda para las personas que no cualifiquen para desempleo, que no pidan ni Seguro Social ni estatus migratorio. Así se ha hecho en California, a nivel estatal, y en la ciudad de Chicago, en Illinois, entre otros, donde se ofrecen ayudas que incluyen a personas sin estatus migratorio. Igualmente, legislar alivios y moratorias en el pago de rentas evitaría que aquellos inmigrantes que son inquilinos terminen en la calle luego de esta pandemia.

¿De dónde saldría el dinero para estas medidas en medio de la quiebra? Sencillo. Como resultado de las medidas de austeridad y los recortes presupuestarios a agencias, hay una reserva de más de 9 mil millones de dólares en el Fondo General, el equivalente a un año de presupuesto gubernamental, actualmente separada para el pago futuro de la deuda. 

Coaliciones de organizaciones, economistas, sindicatos y comunidades exigen que, ante esta crisis humanitaria, se utilice ese dinero para atender la emergencia, comprar pruebas y dar apoyo económico a todas las personas que no tienen ingresos. Esas ayudas deben incluir a las personas migrantes. Estamos hablando de vidas igualmente en riesgo.


###


Publicado:

viernes, 17 de abril de 2020 / El Nuevo Día

https://www.elnuevodia.com/opinion/columnas/urgeincluiralinmigranteenlarespuestaalcovid-columna-2561815/

169 views
Hablemos...
  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter Social Icon
  • YouTube

 Eva Prados 2020

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter Social Icon
  • YouTube